Presentación del proyecto en la UAHC

Presentación del proyecto en la UAHC

diciembre 2, 2017 0 Por EIPG

Proyecto que busca incrementar la retención de Estudiantes Indígenas de Primera Generación se presentó a comunidad académica

Se espera trabajar con cincuenta estudiantes, cincuenta familias y treinta profesores por cada macrozona comprendida: Valparaíso, Santiago y Araucanía.

Con el propósito de dar a conocer los objetivos del proyecto “Apoyando a lxs y las Estudiantes Índígenas de Primera Generación”, el pasado jueves 30 de noviembre se llevó a cabo su lanzamiento y presentación en la Universidad Academia de Humanismo Cristiano en Santiago. El evento contó con la participación de sus gestoras, autoridades de la institución de educación superior, estudiantes y público en general.

La iniciativa, que busca incrementar la retención académica de lxs estudiantes indígenas pertenecientes a la primera generación, consiste en generar un trabajo de apoyo a través de un centro de escritura y la realización de talleres que fomenten la agrupación colectiva y el trabajo con las familias y lxs profesores para que se creen políticas que consideren la identidad y características de lxs futuros profesionales.

El programa de intervención fue elaborado principalmente a partir de la tesis doctoral de la académica de la Escuela de Psicología de la Universidad de Valparaíso, Andrea Flanagan, y seleccionado para ser financiado por la «Alumni Engagement Innovation Fund» (AEIF), organismo dependiente del Departamento de Estado de Estados Unidos, cuya misión es apoyar las iniciativas que promueven los valores compartidos y soluciones innovadoras a los desafíos globales.

Se espera trabajar con cincuenta estudiantes, cincuenta familias y treinta profesores por cada zona comprendida: Valparaíso, Santiago y Araucanía. Las universidades participantes son: Universidad de Valparaíso, Pontificia Universidad Católica de Chile, Universidad Academia Humanismo Cristiano y Universidad de la Frontera.

El equipo está compuesto por: Andrea Flanagan, directora del proyecto (Universidad de Valparaíso), Ana Luisa Muñoz, subdirectora (Pontificia Universidad Católica de Chile), Silvana del Valle (Universidad Academia de Humanismo Cristiano), Carolina Hidalgo (Universidad de La Frontera), Beatriz Alarcón (Universidad del Desarrollo) y Noemi Zapata (Universidad del Desarrollo).

Deserción

Según explicó Andrea Flanagan, en Chile ha habido una masificación de la educación superior en los últimos años. “Sin embargo, la inequidad sigue existiendo en las instituciones, a pesar de que desde el gobierno se han levantado programas que están orientados a generar equidad en el acceso”, comentó.

Una de las razones que expone la directora del proyecto se debe a que los acompañamientos que se dan a lxs estudiantes que son de primera generación al ingresar a la educación superior suelen realizarse los primeros años, pero las dificultades persisten a lo largo de la carrera.

“Ha habido un intento por parte de las universidades de generar mayor retención, pero las tasas de abandono continúan siendo altas. Son alrededor del 50%, según evidencia y estadística. Esta tasa de abandono aumenta muy significativamente en estudiantes de primera generación y es mucho más alta en estudiantes que pertenecen a una etnia o pueblo originario”, señaló.

La psicóloga educacional informó que en el país siete de cada diez estudiantes que ingresan a la educación superior, son de primera generación y “estxs tienen muchas más dificultades y desafíos para adaptarse a una cultura que es muy distinta a la cultura de origen. Otro factor que influye en la retención de los programas de estudio se relaciona con las características familiares que muchas veces tienen un capital cultural muy distinto al que se exige en la universidad”, mencionó.

Voces

Valentina Arancibia, psicóloga de la Universidad de Valparaíso, integrante del proyecto y Estudiante Indígena de Primera Generación, en la instancia entregó su testimonio para aportar a comprender el funcionamiento de la iniciativa académica. “El ejercicio de mirarme me ha permitido desarrollar muchas ideas junto al equipo”, dijo.

“En mi familia estaba súper idealizado ser universitarix. Era una posibilidad de ascender y mejorar socialmente la calidad de vida. Al principio quise estudiar Derecho, lo que significaba el más alto puesto en el área humanista y conseguí entrar a la Universidad de Chile”, relató. En primer año, se dio cuenta que no le gustó la carrera, pero se mantuvo por dos años y medio hasta que se retiró, lo que le generó una crisis personal.

Valentina se dio cuenta que pertenecer a una etnia o pueblo originario es algo que se invisibiliza por parte de las instituciones de educación superior. “Ser mapuche era algo que sólo lo podía ver en el ámbito familiar. Una vez que salía de mi casa esa característica de mi identidad quedaba totalmente abandonada porque no había un espacio en la universidad donde yo pudiera mostrarlo”, contó.

“Si pudiéramos escuchar todas las voces creo que nos nutriría mucho más. Escuchar esas voces es lo que me motiva a ser parte de este proyecto y poder darnos cuenta de que no son casos aislados, sino que somos muchxs lxs que hemos sentido esta violencia institucionalizada”, indicó.